Podcast: Sonreímos

Podcast: Sonreímos

Ciclo de audios: «40 días elevando nuestra vibración 2021» (Día 3)

Sonreír, qué medicina maravillosa! Cómo la risa puede cambiar un estado emocional… cómo una sonrisa puede aliviar una tristeza, contener, abrazar, acompañar…

La sonrisa como magia transmutadora que fortalece, expande, colma de hermosa vibración

¿Cómo sería si, cuando al levantarnos por la mañana, nos sonreímos al espejo? ¿Cómo sería nuestro día? ¿Lo probamos? ¿Qué memorias despierta esa sonrisa?

Quien lo desee… me cuenta!

Acceso al podcast:

Meditación para acompañar el día:

Y… la sanción que se menciona en el audio «Encuentro online de Sanación Lemuriana», un audio está programado energéticamente para que quien lo oiga reciba esta sesión de Reiki Cristal Arco Iris


Si te gustó, y tenés ganas de colaborar con la producción de contenidos gratuitos podés invitarme un cafecito haciendo click en el botón. Gracias, gracias, gracias!!

Con infinito amor,

Lore

Proceso de Limpia orgánica con hierbas y plantas

Proceso de Limpia orgánica con hierbas y plantas

Te invito a que compartamos un proceso de 50 días de liberación de toxinas, de conexión con nuestros órganos, con la ciclicidad (menstrual y/o lunar), y con las emociones que nos habitan.

El objetivo principal es recuperar la salud y la actividad natural de nuestros órganos, liberando al mismo tiempo dolores energéticos. También favorecerá el cambio de hábitos, de manera paulatina, hacia una alimentación más sana y más consciente.

Esta limpia orgánica con hierbas y plantas, fue estudiada por Zulma Moreyra quien me brindó el entrenamiento para compartirla cuando recibí mi formación como Terapeuta Menstrual.

Está destinada a todas las personas que deseen sumarse, menstruantes o no, con útero o no.

Si sos menstruante verás que esta limpia, al actuar sobre diferentes órganos relacionados, tendrá beneficios directos sobre la sangre menstrual.

Importante: este proceso de desintoxicación no es apto para mujeres embarazadas, o en lactancia

Fases, órganos y emociones involucradas

  • 10 días de desparasitación (Órgano involucrado: el intestino)
  • 10 días de limpieza de pulmones (Emoción relacionada: Tristeza)
  • 10 días limpieza del hígado y el bazo (Emociones relacionadas: Ira y preocupación)
  • 10 días limpieza de riñones (Emoción relacionada: Miedo)
  • 10 días limpieza útero (Memorias uterinas y sexuales)

Durante los 50 días de la limpia estaremos en contacto a través de un grupo de WhatsApp, compartiremos meditaciones para cada fase, y material que acompañe al proceso que se vaya experimentando.

Próxima fecha:
Inscripción a partir del 15 de agosto de 2022. Enviar mensaje de WhatsApp al teléfono +54 9 221-682-7537
Inicia: Lunes 29 de Agosto de 2022

Valor del intercambio: $1500 para Argentina o U$S 20 para quienes se encuentren en el exterior. El pago puede hacerse a través de transferencia bancaria, y para el exterior, a través de Paypal
La inscripción abrirá en el mes de agosto.

Te espero!

Lore

Podcast: Ho’oponopono

Podcast: Ho’oponopono

Ciclo de audios: «40 días elevando nuestra vibración 2021» (Día 2)

La meditación en movimiento es una práctica que me resulta de lo más atractiva, significa la conexión con lo que me rodea, el disfrute, la conexión con mi cuerpo y, también, la conexión con mi interior.

A algunas personas les resultará más fácil, a otras más complejo… creo que es cuestión de probar, y encontrar la manera.

Una simple y hermosa manera de comenzar es combinar el movimiento con el mantra del Ho’oponopono (o alguna de sus partes)… de eso se trata el audio que sigue ¿Lo probamos? ¿Me cuentan cómo resultó?

Acceso al podcast:

Meditación para acompañar el día:

Si te gustó, y tenés ganas de colaborar con la producción de contenidos gratuitos podés invitarme un cafecito haciendo click en el botón. Gracias, gracias, gracias!!

Con infinito amor,

Lore

Diente de León

Diente de León

Nombre científico: Taraxacum officinale

Y acá estamos! Con mi querido y tan sanador Diente de León! Qué plantita tan noble, generosa, compañera… Crece en donde la tierra lo necesita, y nos permite tomar de ella cada partecita, aportándonos sabores, limpieza, depuración, color…

Sí, porque del Diente de León se consume casi todo: Las hojas, capullos, flores y raíces.

La conocí, y la tengo presente, desde lo espiritual y energético, ya que al ser un depurativo del hígado, nos ayuda a encontrar un equilibrio, a procesar situaciones de irritabilidad o enojo. ¿Cómo lo consumo? En infusión, por no más de 10 días, unas tres tacitas por día.

Pero además la fui incorporando en la cocina, y acá les voy a compartir acá un texto tomado de Elena Iacovleva, de su grupo de Facebook «Cocina Salvaje – Recetas e identificación» que nos cuenta sobre su potencial gastronómico:

Hojas: frescas en ensaladas, sándwiches, pizzas, pestos, licuados, jugos. Cocidas en tortillas, tartas, empanadas, guisos, albóndigas, croquetas, buñuelos, salsas. Su sabor es amargo, lo que hay que tener en cuenta al combinarlo con otros ingredientes (va bien con sabores fuertes como anchoas, quesos salados, aceitunas, cebolla, ajo. El amargor queda disimulado en licuados con frutas. Además si se mezcla con otras hojas de sabor neutro como espinaca o acelga, el amargor baja)

Capítulos florales: crudos, en ensaladas, sándwiches, aguas floridas. Cocidos en guisos, sopas, empanadas, tartas, rebozados y fritos, en escabeche, incorporados en budines salados. Su sabor es parecido al del alcaucil. En dulces y jaleas. En infusión.

Capullos: crudos en ensaladas y sándwiches. Cocidos en guisos, empanadas, tortillas. En vinagre, como alcaparras.

Raíces: las tiernas de plantas jóvenes, crudas ralladas en ensaladas o cocidas en guisos y sopas. Fermentadas o en conserva. Su sabor recuerda el del rábano. Las fibrosas de plantas más viejas, deshidratadas, tostadas y molidas para elaborar infusiones de sabor parecido al del café o la malta.

Además… cuando fue el momento de dar a luz a Akaal, fue la plantita que, con sus semillitas voladoras me ayudó a encontrar el nombre del espacio: El mantra «Akaal» hace referencia a lo eterno del alma. Sí, esa simpleza, fuerza, libertad de sus semillas, se me aparecieron como una hermosa representación del alma

Y vos ¿la conocías? ¿la habías probado? ¿Me querés contar en comentarios?

Un abrazo, en la fuerza del Diente de León

Lore

Podcast: Respiramos

Podcast: Respiramos

Ciclo de audios: «40 días elevando nuestra vibración 2021» (Día 1)

Compartimos este primer día, acompañados de una infusión de Diente de León, y practicando amorosamente, la respiración consciente…

Sentimos nuestra respiración, observamos su recorrido… disfrutando de nuestra respiración, disfrutando de estar vivos, honrando nuestra respiración y la vida misma

Acceso al podcast:

Meditación para acompañar el día:

Si te gustó, y tenés ganas de colaborar con la producción de contenidos gratuitos podés invitarme un cafecito haciendo click en el botón. Gracias, gracias, gracias!!

Con infinito amor,

Lore

Carta de despedida a mi útero y a mi sangre menstrual

Carta de despedida a mi útero y a mi sangre menstrual

Última charla con mi sangre menstrual, antes de ofrecerla a la Madre Tierra

Esta carta forma parte de uno de los momentos más importantes de mi vida, de los momentos más sagrados e inmensos que una, tal vez, ni se imagina que puede experimentar. Llegué a la histerectomía después de un largo camino. Llegué de la mano de un hermoso rito de paso a la plenipausia para el que me pidieron que escriba esta carta.
Soy quien soy gracias a mi útero, puedo transmitir lo que hoy transmito, gracias a él.

Hay mucho más para compartir, de a poquito lo iré haciendo

Querido útero, cuenco sagrado, guardián de mis aguas más profundas, misteriosas… sagrada conexión con mi sangre menstrual…
Estamos a pocos días de decirnos adiós… estamos en esos días en los que las palabras que brotan son: Amor, gratitud, honra…

Llega el momento de tomar caminos diferentes, y me das el regalo más dulce que podías darme, celebrando esta despedida con serenidad, compartiendo este último mes sin dolor
Llega el momento de la despedida… y honrás esta despedida con una última y consciente menstruación…
Siento que a ambos les quiero decir gracias, los amo, los honro: a vos, querido útero, y a nuestra sangre menstrual…

Sangre mía, a veces regular, otras irregular… a veces esperada, necesitada, ansiada… otras veces llegando de sorpresa, alejada de lo previsto, pero siempre, siempre respondiendo a situaciones emocionales importantes… creo que te habrás cansado de que te toque, te huela, te mire, te pruebe, te pregunte…
Pero estoy segura de que también te sentiste honrada, amada, valorada, en cada palabra, en cada rito en el que te pude ofrecer a la Madre…
Resonaste a veces con unas fases de la luna, a veces con otras… Fuiste observada, amada, rechazada, fuiste liberadora de miedos, portadora de mensajes, palabras y hasta oráculos…

Mi última menstruación, en ese cuenco que tantos ritos acompañó

Hoy me bañaba y te vi corriendo por mis piernas, casi por última vez, y fue hermoso sentirte como caricia… ver como te convertías en esa mancha de acuarela diluyéndose junto al agua de la ducha… diciendo adiós.
Gracias, gracias, gracias, por esta última visita (temía que no vinieras y que no pudiésemos despedirnos)… gracias por esta última honra en el jardín.

Y vuelvo a vos, querido cuenco, porque en todos estos años, fuiste mi gran maestro… guardador incondicional de memorias, de secretos, de ilusiones, de anhelos, generador de fuerzas inimaginadas, y de conexión con mi interior más profundo.
Cuenco dormido, cuenco despierto, con agua susurrantes, o con aguas tormentosas que trataban de despertarme a gritos…
Fuente de mi poder creador.
Puerta de acceso a mi linaje femenino.
A vos te agradezco que me regales esta última menstruación, que entiendo como las perfectas palabras del adiós…

Llegó el momento de la despedida, llegó el momento de cerrar esta etapa, cerrarla con balances, con recuerdos, inevitablemente haciendo un recorrido hacia atrás, que concluye en la infinita gratitud
¿Quedará algo por decirnos?
Qué podría decirte que no hayamos ya conversado, en momentos de ofrendas a la Tierra, en el baño, mientras compartíamos sangrados y dolores, en la cama…

Compartimos años de una relación vertiginosa, de aceptación y de negación, de rechazo y de amor… y también de co-creación
En esta relación que ya está tan próxima a cambiar de forma… aprendí tanto de vos… gran maestro!
Siento que nada lo hice sola, que todo lo que hicimos lo hicimos juntos, el camino recorrido fue perfecto… cuando comenzamos a participar de ritos del útero, cuando comenzaron a caer las fichas de que nuestra relación era más que física… cuando comenzamos a compartir con otras mujeres ritos y ceremonias, cuando abrimos la energía a los hombres, cuando fuimos aprendiendo eso que ahora ni dudamos: “sana una, y sanamos todas”… cuando enarbolamos la bandera y la idea tan ambiciosa de cambiar la conciencia colectiva del dolor y del miedo… por esa afirmación a la que cada día con más fuerza adherimos de que el vos (y todo lo que tu nombre significa) sos y estás, “para crear, y dar luz a la vida…”

Fuiste un compañero fiel y leal, fiel reflejo de mi vida, traduciéndolo al interior en todas las formas que se te ocurrieron hasta que te pude oír. Ahora comprendo todavía más eso de que “como es afuera, es adentro”: guardaste incondicionalmente todo aquello a lo que me quise aferrar, te hiciste eco de aquello que tal vez no podía expresar con palabras.
Fuiste un compañero tan poderoso… me enseñaste a parirme cada paso, a dar a luz a tantos momentos de mi vida… a saber y estar convencida de que la fuerza creadora nos habita, y ese centro creador es tu mismísima energía.
Te esmeraste, te esforzaste para que te escuchara… y me llevó tiempo hacerlo.
Te negué, te rechacé, también te quise retener a cualquier costo, aprendí a amarte, a sentirte, a verte… pero no te escuché hasta que no fue el momento, y cuando llegó el momento, llegó desde el amor, la aceptación, el desapego, desde la gratitud y la honra…
Tendimos redes, tejidos, construimos… literalmente nos enredamos, pero pudimos encontrar la punta de ese ovillo, y comenzar a ordenar la maraña.
Tantas veces repetimos “Yo libero a la mujer que hay en mí…” sin darnos cuenta de que iba a llegar el momento, este momento, de liberarnos a nosotros mismos…
Hoy te libero, prontito saldrás de mi cuerpo y juntos nos liberaremos del dolor, del cansancio, de las ataduras que durante este tiempo sostuvimos. Ojalá me dejen verte cuando estés fuera de mí, ojalá pueda tener ese momento físico, para tocarte, mirarte con los ojos del cuerpo, tal vez hablarte, y decirte, repetirte sin que me canse… Gracias!!
Gracias por haberme habitado
Gracias por haberme abierto los portales a mi linaje
Gracias por no bajar los brazos, hasta que pude oírte
Gracias por haber sido mi útero.

Seguirás presente en cada Luna Nueva, en cada rito, en cada ceremonia… y en esos momentos, te honraré!

Sesiones de sanación con Energía Diamante

Sesiones de sanación con Energía Diamante

Al comenzar a escribir dudé sobre qué orden darle a esto tan hermoso que quiero compartir: Saben quienes me conocen, que necesito explicaciones, fundamentos, bases sólidas para todo aquello que hago (claro, en la medida de lo posible, porque cuando hablamos de energías, no siempre tenemos explicaciones «lógicas», sino que la propia experiencia y la práctica se encargan de que lo podamos comprender).
Al tratarse de la Frecuencia Diamante, la que me mostró en breve período de tiempo toda su potencia, decidí contarles primero sobre las Sesiones de Energía Diamante, y luego ampliar un poquito más con aquello que (al menos a mí) me resultó tan importante saber.

En que consiste una sesión de Energía Diamante?

Es un momento, presencial u online, individual o grupal, en el que recibimos la frecuencia de esta sanadora energía.
A través de la canalización, la intención y la visualización conectamos con la vibración Diamante que comenzará a actuar sobre todos nuestros cuerpos.
La energía limpiará el campo áurico, el canal central, los chakras corpóreos y extracorpóreos, el ADN, el cuerpo físico, realizando las activaciones energéticas necesarias para sanar antiguos patrones y heridas, iluminando la energía de nuestro Ser y permitiendo nuestra evolución espiritual.
En la sesión, se generarán diamantes etéreos que actuarán sobre nuestros cuerpos «cortando con sus aristas» todo tipo de energía densa, para luego sanar con su alta vibración y permanecer alineados a esta frecuencia.
Un momento importante de la sanación, es la relación consciente que haremos entre la Energía Diamante y las memorias uterinas ya que utilizaremos esta vibración,(tanto hombres como mujeres, y mujeres con o sin útero físico), para cortar patrones ancestrales, liberar lazos e información limitante, saliendo de proyecciones y situaciones repetitivas del árbol genealógico, generando así un nuevo estado energético.
Finalmente se realiza una activación del Corazón Diamante llevando energía a alguna situación a resolver y recibiendo una armonización general.

Propiedades y características energéticas de los Diamantes físicos

La energía Diamante nos ofrece todas las cualidades de los aquella piedra preciosa que le da nombre, por eso, para tratar de comprender la magnitud de la Energía Diamante, les comparto algo sobre estas piedras:

Los diamantes se originan en el manto de la tierra y a ascienden hacia la superficie ya cristalizados, resultan de la transformación de un trozo de carbón (sí, sí, originalmente fueron un carbón) a través de un proceso «intenso y casi inexplicable» que reconstruye cada molécula hasta hacer del carbón una «fuente brillante de luz eterna que llega a una escala de frecuencia vibratoria no conocido por ningún otro grupo de gemas en evolución».
Simbolizan a nuestro Sol Central: una fuerza que se mantiene a sí misma en un estado perfecto y que no necesita recarga.
La habilidad el diamante para disipar la luz en prismas dirigidos que convergen, le permite reforzar los poderes de los otros minerales, dando fuerza y duración a la acción de las energías. El Diamante potencia la acción sanadora de cualquier otra piedra o cristal y de cualquier intensión en una terapia de sanación.
Tal vez hemos visto en alguna imagen que los diamantes pueden proyectar el espectro completo de la luz, todo el arcoíris está contenido en él y eso lo hace autosuficiente y muy poderoso, llevando inmensas cargas de energía brillante que fluirán sin impedimentos ni obstrucciones hacia partículas más densas, creando un campo protector que nada debe traspasar.

Los diamantes representan la energía pura. Brindan energía en el transcurso del tiempo, estimulan la unidad y el amor hacia uno mismo y hacia otros, recordando el camino espiritual. Aportan pureza, constancia, poder, capacidad de iniciativa. Simbolizan la perfección obtenida por una decantación de siglos

El campo de fuerza de los diamantes instala en el interior del cuerpo físico la Luz Pura para esclarecer las mas profundas capas psíquicas y dar con la clave del inconsciente que pueda ayudar a resolver los conflictos o bloqueos.
Este carbón que se convierte en la gema mas preciada de todos los tiempos, posee siempre cualidades benéficas: Nos ayudará a llevar nuestra vida hacia una totalidad coherente.  Establece vínculos, aportando amor y claridad a las relaciones. 

La energía del diamante llena los agujeros del aura con su luz y llenará los vacíos con una amorosa energía de pureza;  reenergizando el aura o cuerpos sutiles. Permitirá a la luz del alma brillar en todo su esplendor, nos recordará las aspiraciones de nuestra alma y nos ayudará a evolucionar.  Limpia el dolor emocional y mental, reduce el miedo y favorece comenzar de nuevo.  Establece un vínculo entre el intelecto y la mente superior aportando claridad mental y favoreciendo la iluminación.
Esta piedra maravillosa nos mostrará el corazôn de la luz, que vive dentro nuestro, llevándonos hacia el encuentro y pulimiento del Diamante Interno.

Te resuena?
Si querés recibir una sesión de energía diamante, podés ponerte en contacto conmigo desde acá

Abrazo inmenso!
Lore

Fuente de donde tomé información de la segunda parte del artículo: Conexión Cristalina (un hermoso blog que habla sobre las propiedades sanadoras y expansivas de cristales y piedras)

Ser Una con el camino

Ser Una con el camino

Más o menos por julio o agosto de 2021, en un encuentro con parte de la familia de San Juan, uno de los primos nos contó que había hecho la promesa de ir caminando a la Difunta Correa, e instantáneamente, Juan y yo dijimos que iríamos con él. Se trata de un recorrido de aproximadamente 37 Km. que va desde Caucete hasta el santuario ubicado en Vallecito, un recorrido paralelo a la ruta, caminando por lo que se llama «la senda del peregrino», y pasando por una hermosa y al mismo tiempo intensa «Cuesta de las vacas».

Seríamos tres: Juan, José y yo, quienes en octubre emprenderíamos nuestro andar por esa senda… y así fue.

Pero… (me encantan los pero que hacen lindas las historias) el viaje no hubiese sido igual sin toda la previa en La Plata: entrenamiento en intensidad y trayectos recorridos de las caminatas: pasamos de las caminatas de 8 km, a tener distancias cada vez mayores: 12, 18, 21, 24, 27, 31 km… por lo general eran los sábados los días de salida, llevando fruta, líquido y más peso en la mochila.

Esto era en relación al esfuerzo físico, pero yo quería llevar un propósito espiritual, energético, de conexión con todo lo que allí se viva, y comencé a repetirme a mí misma «Ser una con el camino»… idea que me acompañó los últimos sábados de «entrenamiento».

El día del encuentro, el día de la caminata, ya estaba fijado: sería el 8 de octubre, a las 6:00 am, saliendo de una estación de servicio que se encuentra en «la punta de la diagonal» de Caucete… sería de noche todavía, y eso nos permitió ver como amanecía en el camino.

Pocos días antes de este viaje, en un grupo de WhatsApp en el que me encuentro, nos proponen una consigna para compartir: «Ñañay (hermana) tenemos un vínculo, te cuido y te protejo, me cuidas y me proteges» y esto también lo llevé al camino, ya dándole forma a ese deseo de sentirme «una» con él, sentirme en unidad con todo ese trayecto: Generaría un vínculo con el camino, al verlo, sentirlo, tendría una identidad, sería un compañero, y juntos nos cuidaríamos, nos protegeríamos, e iríamos en conversación (casi) permanente. Y no terminó ahí, porque al comenzar a caminar me pregunté «¿Qué me dice el camino, qué me enseña?

Salimos de la Estación de Servicio de Turcuman Hnos.

Y así comenzamos a caminar, por la banquina hasta el inicio de la Senda (unos 15 minutos) y luego por la Senda del Peregrino.

Me presenté al camino y le ofrecí mi intención: cuidarlo y protegerlo, ser una con él, oírlo, sentirlo… Invoqué al Gran Espíritu, también a la Madre María, y comencé mi diálogo interno con el espíritu de la Sierra de Pie de Palo, guardiana del lugar, con las plantas, con las aves, con la tierra gris y con los médanos que cada tanto aparecían.

Cuesta de las Vacas, a 833 msnm

Comenzamos muy entusiasmados, entre risas, anécdotas, recuerdos familiares, conversaciones más profundas, compartires que en otras circunstancias tal vez no se dan, y también silencios… hermosos silencios…

José, quien estaba cumpliendo su promesa, no había tenido un tiempo de preparación para estos 37 km… y cuando comenzamos a subir la Cuesta de las Vacas, sus piernas comenzaron a hacerse sentir… La altura y el calor Sanjuanino no pasaban desapercibidos tampoco… y es ahí donde el camino comienza a protegernos, y nosotros nos protegemos entre nosotros, y nace un vínculo que va más allá del sanguíneo: surge la hermandad…

Faltaba poco, había cansancio y emociones

Pasaban las horas… al principio el ritmo que llevábamos era de unos 10 minutos por kilómetro… luego comenzó a aumentar… 11… 12… 13 y más… algunas paradas necesarias también, y entre algunas melodías que se me pasaban por la cabeza, el corazón y la voz… también había silencios cada vez más prolongados, silencios y miradas atentas, cuidados…

Casi llegando al «arco» de entrada a la Difunta Correa José nos abrazó… lo estábamos logrando, estábamos llegando a la meta, y el camino habló. Supe ahí la respuesta: El camino que para mí era de una conexión espiritual, no religiosa, me mostró la fuerza de la Fe, la fortaleza de aquella energía que se respira cuando uno va al santuario de la Difunta y ve tantas expresiones de agradecimiento, la fortaleza de José dándole gracias por aquello que le había pedido, y la Difuntita le había concedido.

Ya en el santuario, aquí se siente… no hay palabras

Cuando cruzamos el arco lo hicimos abrazados, juntos, unidos y hermanados por el camino, la gratitud, la emoción, la alegría! Y ahí, al poquito andar, ya nos sacamos las zapatillas, y nos regalamos riqísimos sanguchitos de pan casero… sabiendo, cada uno, que el regalo era más inmenso… sintiendo yo la emoción de haber sido, finalmente, una con el camino

Nuestros 36,11 km de conexión: con nosotros mismos, entre nosotros, con el camino…

Encontré este artículo que, a quién desee saber un poquito más, le va a dar linda información http://www.travelsanjuan.com.ar/difuntacorrea.html

Kéfir de agua, una sabrosa bebida que se incorporó a mi vida

Kéfir de agua, una sabrosa bebida que se incorporó a mi vida

Así son los nódulos de Kéfir de Agua

Cada tanto, cuando mi heladera se llena de frascos con nódulos de kéfir, lo ofrezco para regalar por las redes sociales, y es allí cuando recibo preguntas como ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Porqué se regalan? ¿Cómo se prepara?

Y responder todo esto implica, tal vez, una conexión del kéfir con una misma… Por eso, como tantas veces digo, lo que cuento lo cuento desde mi experiencia, de la experiencia del kéfir sobre mí misma, la experiencia sobre mi cuerpo, mis rutinas, mis hábitos.

A comienzos de 2017 oí hablar por primera vez de la existencia de tan maravillosa bebida, sin embargo no hace tanto que consumo agua kefirada, fue a mediados o fines de 2020, durante la pandemia, cuando una hermosa mujer acupunturista, me la recomendó.

Pero vamos por parte: Una cosa es el kéfir y otra son los nódulos de kéfir. El kéfir es una bebida bebida fermentada, gasificada naturalmente y que en su proceso produce un mínimo porcentaje de alcohol. Esta bebida se realiza poniendo a fermentar nódulos de kéfir (también llamados Tibicos) con agua y azúcar mascabo. Más abajo dejo algunas formas de prepararlo.

Sobre su historia hay mucho escrito, y, creo, poco seguro. Leí que se remonta al Cáucaso (una región natural ubicada entre Europa oriental y Asia occidental), y tal vez haya surgido algunos siglos atrás. En algunos escritos dice que «Keif» es la raíz de la palabra Kéfir y en turco significa «sentirse bien», en otros artículos lo encontré traducido como «bendición». Ya sea una u otra la definición… creo que aquí comenzamos a resonar con el kéfir… si nos hace sentir bien, seguramente será una bendición…

Profundizo un poquito más sobre lo que es: Los nódulos de kéfir son organismos vivos (a los que les hablo y les doy amor cada vez que los preparo). Se trata de un cultivo de bacterias y levaduras que generan probióticos. Los probióticos son, también, organismos vivos: bacterias beneficiosas que viven en el intestino y mejoran la salud general del organismo. 

¿Para qué sirve consumir el agua kefirada? Hasta el momento llegamos fácilmente a la conclusión de que sirve para «sentirnos bien», para comenzar a estar mejor ¿no?. Hay mucho escrito también sobre los beneficios del agua de kéfir, por lo que contaré aquí lo que más me llevó a decidirme a prepararla y consumirla: es beneficiosa para los procesos inflamatorios gastrointestinales, mantiene la flora intestinal, tiene propiedades antibióticas, y estimula y fortalece el sistema inmunológico… ¡Que no es poco!

Así conservo los nódulos en la heladera para una próxima fermentación (pueden verse las burbujitas que hacen)

¿Porqué se regalan los nódulos? Aquí ya me sale el «sentir» de esta conexión con los tibicos y con el agua kefirada: Los nódulos se regalan porque es como regalar salud, bienestar, porque tan generosamente se reproducen que invitan a darlos también con generosidad y amor. Tener nódulos de kéfir en una casa, significa tener siempre una bebida saludable, accesible, que se puede preparar en familia. Los regalamos porque se convierten en bienestar, en consciencia alimentaria, generan redes, crean lazos de amor… Hay muchas dietéticas que reciben tibicos y los tienen a disposición para quien desee ir a buscarlos. También hay muchísimos grupos en Facebook, grupos por regiones, que reúnen a quienes tienen nódulos, donan, hacen preguntas, comparten experiencias. Yo vivo en La Plata, y el grupo en el que suelo ofrecer es KEFIR La Plata (Producción, preparación, reparto)

¿Cómo preparar agua de kéfir? Necesitamos tener elementos de vidrio, plástico o madera, aunque si usamos una cuchara metálica no pasa nada. Lo importante es que no haya un contacto permanente con el metal.

Vamos a usar un frasco de vidrio de boca ancha, un colador, agua y azúcar orgánica.

Les cuento cómo lo preparo yo:

Este es un frasco en el que pongo dos litros de agua (duplico todas las proporciones)
  • En un recipiente enlozado pongo un litro de agua a hervir, la dejo hervir aproximadamente tres minutos y apago el fuego.
  • Cuando el agua está tibia, agrego tres cucharadas soperas de azúcar mascabo y revuelvo bien.
  • Cuando el agua ya está a temperatura ambiente, la filtro con una tela o un colador finito y la paso a un frasco de vidrio de boca ancha para comenzar la fermentación (debe quedar un espacio sin llenar para favorecer el proceso)
  • Agrego tres cucharadas soperas de tibicos, tapo con una tapa que no sea hermética (también podría tapar con un repasador y sujetarlos con un elástico)
  • Guardo el frasco en un lugar oscuro y fresco (entre 24 y 48 hs)
  • Pasado ese tiempo, cuelo el contenido del frasco en una botella (separando así los tibicos del agua kefirada): A los tibicos los podemos conservar en la heladera hasta el próximo uso. Los conservamos en frascos de vidrio, con agua y una cucharadita de azúcar mascabo.
  • Al agua que acabamos de filtrar le agrego jugo de limón, y a veces también flores de lavanda, o rodajas jengibre, también puedo ponerle flores hibiscus, o arándanos (Es lindo ir haciendo pruebas y ver cómo nos gusta más)
  • Tapo la botella y la conservo en la heladera para que no siga fermentando.

En muchas recetas sugieren agregarle a la fermentación una rodaja de limón y algunas pasas de uva. Al principio yo lo preparaba así, pero leyendo grupos y experiencias, vi que mucha gente no le ponía ni el limón ni las pasa, decidí probarlo y fue con esta manera con la que me quedé.

Agua de Kéfir con limón y una flor de lavanda

Como digo más arriba, yo lo dejo fermentar entre 24 y 48 hs. Antes me ponía una alarma para que no se me pasara, ahora ya estoy más relajada y confiada, no mido tanto el tiempo, pero es importante tener en cuenta estas sugerencias:
Si se deja fermentando 24 hs. tiene un efecto laxante. 48 hs. es neutro, y si lo dejamos 72 hs. tiene un efecto astringente.

Suele pasar que la heladera se nos llena de frasquitos con nódulos, se reproducen tanto que no sabía que hacer cuando eso pasaba y no tenía a nadie a quien regalárselos, por eso busqué qué podía hacer y encontré esta receta de pan que les comparto:

  • 6 cucharadas de nódulos
  • 400 gr. de harina (puede ser 000, integral, o mitad y mitad)
  • 4 cucharadas de azúcar mascabo
  • 2 cucharaditas de sal
  • 180 ml de agua (aproximadamente)
A este pan lo saqué del freezer para la foto: hago hasta dos panes por semana, los corto en rodajitas y los congelo para ir usando de a poco.

Mezclamos la harina, el azúcar y la sal en un bol. Agregamos los nódulos y de a poco el agua, ya que depende del agua que tengan los nódulos, la cantidad de líquido que hay que agregar. Mezclamos bien, no es necesario amasar mucho. Cuando ya tiene una consistencia como de masa de pan, y no se nos pega en las manos, la pasamos a un molde aceitado (yo uso moldes de budín inglés).
Dejamos el molde en la heladera por 24 hs. (tapado con un nylon). Al día siguiente lo sacamos de la heladera, lo dejamos un rato a temperatura ambiente para que siga leudando, y lo llevamos a horno moderado. Aproximadamente en 30 minutos ya estará listo! Si lo hacen ¿me cuentan?

Tal vez haya mucho más por decir, mucho por compartir. Si tienen ganas pueden hacer alguna pregunta o comentario aquí debajo, e iremos así intercambiando experiencias.

Abrazo inmenso, en la abundancia y la generosidad del kéfir

Lore

¿Querés recibir información sobre Akaal por correo electrónico? hacelo desde aquí
Una vez por semana recibirás info sobre cursos, talleres, promociones, también recibirás meditaciones y obsequios para lograr transitar este caminito de armonía que se camina desde Akaal